El adiós del marino

Tengo los ojos cansados de horizonte
y las manos callosas de timón,
llevo el corazón anegado de amores
y el alma curtida por el sol.

Miro a la asfixia azul que me vio nacer
y una ola indiscreta, incontenible,
se desborda por los surcos de mi faz
rompiendo en las espumas de mis años
que hace tanto fueran juventud.

Vuelvo la espalda al pasado
y bato mis cansados remos
hacia el puerto que nunca tendrá mar.

Qué vida llevas, marino,
que te alejas sin dejar
mas que una estela inconclusa
que se borra al pasar.

24-07-1970

Un pensamiento en “El adiós del marino

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *