Escribir sin signos de puntuación

El valor de la mujer

Al parecer hay quienes piensan que se puede escribir bien omitiendo todos los signos de puntuación, o su mayoría.

En Facebook, sobre todo, aunque también en blogs, no dejo de encontrarme escritos desde simples comentarios hasta cuentos breves y noticias; pero sobre todo poemas, en los que tengo que hacer un gran esfuerzo para entender lo que el autor quiso decir. A veces no lo logro.
¿Por qué?
Tan solo porque, salvo los puntos finales, omiten todos los demás signos de puntuación. Ya no es nada más las comas, puntos y comas y los dos puntos, ¡sino hasta los signos de exclamación! ¿Acaso es lo mismo susurrar que exclamar? ¿Significa lo mismo llorar que reír? ¿Quién puede entender algo escrito de esa manera? ¿Cómo se le puede encontrar el sentimiento a un poema?

Si tú estás pensando que el omitir comas y puntos y comas no tiene ningún problema en la comunicación, que no es nada difícil de entender lo que se quiere decir; que eso de las comas, puntos y comas, paréntesis y demás es para los que se la dan de lingüistas y de finolis, yo te voy a poner unos pocos ejemplos, utilizando algunos escritos sencillos y bastante conocidos.

Respecto a lo que está escrito en la imagen:

1) Si el hombre supiera realmente el valor que tiene la mujer andaría a cuatro patas en su búsqueda.

Si tú no tienes idea de escribir, eres un practicante radical de la generación SMS o de los que siempre tienen prisa, posiblemente te parezca que eso está bien escrito y que se entiende. Sí, claro que se entiende. Pero el significado puede cambiarse de manera drástica, tan solo con la colocación de una simple coma. Sí, la coma; esa cosita curva (,) hacia abajo de la línea que algunos ponemos después de determinadas palabras y que tiene sus motivos de ser. Veamos si es cierto.

Si sabes escribir y eres mujer, lo más probable (por no decir: con toda seguridad) es que tú habrás colocado la pausa (la coma), después de la palabra «mujer». «Si el hombre supiera realmente el valor que tiene la mujer, andaría a cuatro patas en su búsqueda».

Si tú eres hombre, con toda seguridad colocarías la coma después de la palabra «tiene». «Si el hombre supiera realmente el valor que tiene, la mujer andaría a cuatro patas en su búsqueda».

¿Verdad que las dos frases ya no son lo mismo? ¿Quién es el que tiene el valor, el hombre o la mujer?

2) En el siguiente ejemplo una coma vale un euro. Así que si eres el dueño de la cafetería o el restaurante, ándate con mucho tiento:

Café, puro y copa a un euro cada uno. (Eso suma tres euros: 1 café + 1 puro + 1 copa).
Café puro y copa a un euro cada uno. (Eso suma dos euros: una taza de café puro + una copa de algún licor).

3) ¿Quién fue el que dijo qué?
El maestro dijo Javier es un burro.

¿Se entiende? Porque podemos cambiar completamente lo que dice:

El maestro dijo: Javier es un burro.
El maestro —dijo Javier— es un burro. O también:
El maestro, dijo Javier, es un burro.

4) La rara conducta de César.
César entró sobre la cabeza,
llevaba el casco en los pies,
las sandalias en la mano,
la fiel espada…

La realidad con la correcta puntuación es:

César entró,
sobre la cabeza llevaba el casco,
en los pies las sandalias,
en la mano la fiel espada…

Estos ejemplos no son de mi invención. Ellos y muchos más los tenía yo en un interesante libro, hace muchos años, que me sirvió para aprender con ejemplos muy precisos y divertidos.

Luego de mucho rebuscar por Internet he conseguido una página que los tiene casi todos, que es de donde acabo de sacar estos pocos. Si eres de los que tienen interés en escribir mejor, yo te invito a que le des un vistazo al sitio Juegos de palabras. No dejes de leer la deliciosa carta titulada “Tres bellas. ¡Qué bellas son!” de la que hay algunas variantes.

Te recuerdo otra vez que los poemas están sujetos a los signos de puntuación. Para ponértelo de una manera más gráfica voy a presentar dos veces un par de fragmentos de un poema. En la primera colocaré nada más que los puntos finales. En la segunda colocaré todos los signos de puntuación, según el sentido y el sentimiento que yo le he querido dar al poema.

1. Sin puntuación (*)
[…]
Son placenteros momentos
de otras vidas y otras tierras
donde viven otras gentes
tus manos que me acarician
ávidas y complacientes
tu risa que suena a gloria
tus ojos que me veneran
tus besos de pura miel
y tu mirada lisonjera
la blancura de tus dientes
sonriendo junto a mi boca
y el calor de tu piel
que junto a la mía quema
con un grito de ansia loca.
[…]
Grito desesperada tu nombre
que sabe a miel y sabe a hierba
sabe a dátil y a cereza
a higo y albaricoque.
Nombre que es puro sabor
que sabe a ti
sabor de hombre
con efecto embriagador
caricias en luz de vela
de llama roja y ardiente.
[…]

Antes de que te pongas a leer la parte que sigue, si lo consideras un ejercicio interesante puedes colocar tú los signos de puntuación a lo que has leído, según te parece que sería la manera más apropiada. Luego compara con la puntuación que, a continuación, yo le doy al poema.

2. Con puntuación.
[…]
Son placenteros momentos,
de otras vidas y otras tierras
donde viven otras gentes:
tus manos, que me acarician
ávidas y complacientes;
tu risa, que suena a gloria;
tus ojos, que me veneran;
tus besos de pura miel
y tu mirada lisonjera;
la blancura de tus dientes
sonriendo junto a mi boca,
y el calor de tu piel
que junto a la mía quema
con un grito de ansia loca.
[…]
¡Grito desesperada tu nombre
que sabe a miel y sabe a hierba!,
sabe a dátil y a cereza,
a higo y albaricoque.
¡Nombre que es puro sabor!,
que sabe a ti,
sabor de hombre
con efecto embriagador,
caricias en luz de vela
de llama roja y ardiente.
[…]
(Fragmentos de mi poema «Soledad junto al mar», en el Tomo II de la novela Amina y Zahir, dos almas gemelas)

¿Te parece que las dos partes se leen y sienten de la misma manera? ¿En la segunda entiendes mejor lo que el poeta ha querido transmitir? ¿O no?

Te repito: No hay nada que diga que las comas, los dos puntos o los puntos y comas en un poema tengan que ir nada más que al final de las líneas de versos. Los signos de puntuación van en donde se les necesita, siempre de acuerdo con las normas gramaticales y el estilo personal. Tan solo así los lectores podrán saber qué narices quieres tú decir y el sentimiento que para ti encierra cada verso.

Aclaro que el poema se podría puntuar de otras formas gramaticalmente correctas; que dependerán de la cadencia, del ritmo, del sentido y del sentimiento que le quieras dar.

ACTUALIZACION: (*) He querido añadir la parte del poema sin puntuar, a fin de mostrar, de forma más clara, lo que he querido decir sobre la importancia de la puntuación, particularmente en los poemas.

Incoming search terms:

  • textos cortos con signos de puntuacion
  • textos sin signos de puntuacion
  • cuentos sin signos de puntuacion
  • cuentos con signos de puntuacion
  • cuento con signos de puntuacion cortos
  • texto corto con signos de puntuacion
  • texto corto con todos los signos de puntuacion
  • cuentos cortos con signos de puntuacion
  • textos con signos de puntuacion cortos
  • textos cortos sin signos de puntuacion

10 pensamientos en “Escribir sin signos de puntuación

  1. He repasado los signos de puntuación, no es ninguna broma. Los abogados tienen un enorme cuidado con los signos de puntuación, una coma puede cambiar claramente la interpretación de un contrato, las consecuencias pueden ser importantes, de ahí que una coma puede hacer que una interpretación sea inequívoca, o al contrario muy confusa.

    Alfredo, tienes un blog espectacular, iré leyendo tus posts. Estoy aprovechando tus enlaces, ” juegos de palabras”. Es un lujo seguirte.
    Muchísimas gracias.

    • Javier, gracias por tu visita. Estás muy claro con lo que dices. En un contrato una simple coma puede cambiar todo, y el común de los mortales no se da cuenta, más interesados en rebuscar en el significado de las palabras empleadas. Es algo con lo que los abogados jugamos. Espero que alguna de las novelas o los cuentos sean de tu agrado.

  2. ¡Dios mio! ¿Alguien podría hacer algo con los estudiantes?
    Esos personajes que se las dan de listos y que creen que un whatsApp les da licencia a todo…
    Pero, lo mas importante, ¿Alguien podría hacer algo con la ministra que dice que tenemos una gran generación de jóvenes estudiantes que tienen un nuevo vocabulario con sus msm y su whatsApp?
    Gracias, Alfredo, por aportarnos a estos mortales un granito mas de sabiduría.

    • ¿Podrías aclarar mejor qué es lo que quieres? Porque no te comprendo. Si lo que quieres es un texto con los signos de puntuación colocados como deben de ser (dentro de las posibles variantes personales de cada escritor), no tienes más que descargarte alguna de las vistas previas de novelas o cuentos que ofrezco, y tendrás no quince, sino centenares y miles de renglones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *