Tetralogía almas gemelas

Tetralogia Almas GemelasAlmas gemelas.

Cada novela que conforma la tetralogía es una mezcla de dimensiones épicas, a la vez que un drama humano con sus mezclas de miserias y de grandezas. Una combinación de hechos que abarcan épica, realismo mágico, genios maravillosos y también perversos, demonios, fantasía, caballeresca medieval, situaciones paranormales; leyendas que se entrelazan y difuminan con otras, costumbrismo y también romance de principio a fin.

De amores que abarcan muchísimas existencias y que perviven de una en otra en intrincadas y maravillosas relaciones de vida. Todas con un propósito concreto en común, como lo es la preparación y ulterior despertar del durmiente para el reemplazo de los milenios.

Son los relatos de los que ahora son Amina y Záhir, de los que fueron Odiseo y Penélope y de otras almas gemelas más, a través de cientos de miles de vidas concentradas en las dos últimas.

Manteniendo lo que opino en el primer párrafo, si me viera forzado a encajarlas en úna clasificación de subgénero literario único, yo me decantaría por decir que las cuatro obras están más dentro del Relismo magico.

Se inician en el año de 1076 con el primer título: Faysal Al Akram el Jeque, que relata el numinoso y esperado nacimiento de Amina Alya y la vida de sus padres el jeque Faysal y la mística Farsiris, princesa bizantina de la Gran Hermandad de las Señoras de los Sueños.

Finaliza en época actual con Amanón, el espíritu de la selva. En ella y sus selvas se funden el pasado y el presente, los opuestos se tocan y los círculos se cierran. El pasado y el presente se funden en uno, los opuestos se tocan y los círculos se cierran.

La idea de estas novelas que formarían la saga Almas gemelas surgió hace bastantes años. Inicialmente la tuve en la mente como una trilogía que comprendería los siguientes títulos, en este mismo orden:

  • La comunión de los ángeles.
  • Amina y Záhir, dos almas gemelas.
  • Amanón, el espíritu de la selva.

La primera transcurre en época actual. La segunda transcurre entre los años de 1076 al 1094. La tercera se inicia cuatro años después de la primera.

Ese era el orden en que las escribí y el que yo sugería para leerlas. Sin embargo, al publicar Amina y Záhir, dos almas gemelas, hice la salvedad de que la misma podía ser utilizada también como obra de entrada de la trilogía, sin que se alterara para nada la experiencia de la lectura y los hechos en su contexto general. De esa manera se obtendría una trama lineal en el tiempo, ya que esta parte transcurre mil años antes que los hechos que se dan en La comunión de los ángeles.

Durante el transcurso de los años que me llevó escribir y publicar las novelas fueron cambiando algunas cosas, y la obra se fue extendiendo en más páginas de las que yo pude haberme imaginado.

Para el momento de publicar Amina y Záhir, dos almas gemelas, de los dos tomos que yo pensaba obtener —uno por cada novela— iban saliendo cinco, ya que esta última se llevó cuatro tomos ella sola. Cuando decidí escribir la de Faysal Al-Akram, El jeque (por los motivos que indico en ella y su respectiva página), la publiqué de tercera, antes de terminar la de Amanón, el espíritu de la selva, mientras me tomaba un conveniente descanso con esta porque me estaba resultando un tanto compleja.

Del grupo de lectores me hicieron ver que El jeque, si bien podía leerse perfectamente fuera de la trilogía, como un complemento, estaba perfectamente relacionada y formaba parte de la obra en un todo con ella, por lo que me sugirieron incluirla y formar, de esa manera, una tetralogía. Como los razonamientos era perfectamente válidos, yo acepté.

Esto trajo aparejada la reconsideración del orden de la obra, de cara a su lectura. ¿En dónde encajar el tomo de El jeque? En este caso no hubo muchas vueltas que darle, y mis razonamientos encontraron concordancia con los de mis lectores principales: había que seguir la línea temporal.

Cronológicamente hablando, la novela de El jeque transcurre entre los años de 1076 al 1094, la de Amina y Záhir se inicia cuatro años después,  La comunión de los ángeles la sigue en el tiempo y la saga termina unos pocos años después, con Amanón, el espíritu de la selva. Por este motivo y siguiendo la sugerencia de mi grupo de lectores, se concluyó con que la tetralogía quedaría siguiendo su trama en el tiempo, en el siguiente orden:

(*) Ver nota de actualización al final.

Uno de los criterios de más peso para esto ha sido que, siguiendo este orden, la cuarta y última parte de la saga está a continuación de La comunión de los ángeles, que la precede tanto en el tiempo como en los hechos inmediatos. Si esta novela se fuera a leer de primera en la tetralogía, a la hora de leer Amanón, el espíritu de la selva —que terminó teniendo dos tomos—, se habría tenido una separación de cinco tomos voluminosos y casi cuatro mil páginas por el medio, que representarían varios meses de lectura para cualquiera. Eso haría que personajes y situaciones de La comunión de los ángeles, a los que se hacen referencia en Amanón, quedarían tan lejos que sería difícil recordarlos.

Lo único que no puede variar es el hecho de que Amanón, el espíritu de la selva ha de ser la última, o toda la obra se irá al traste. Porque esta última concluye hilos argumentales que quedaron abiertos, aclara personajes comunes, pone las cosas en su correcta perspectiva y cierra la trama. ¿Comenzarías leyendo por el final un libro de misterio, intriga y asesinatos?

A quienes tengan uno de los primeros tomos que diga “Trilogía” solo les puedo decir una cosa: tienen en las manos una pieza de colección.

Sinopsis de la tetralogía

En la página web de cada novela se encuentran disponibles varios capítulos para ser descargados en diferentes formatos, como una vista previa de la obra.

Faysal al-Akram, El jeque.
Portada novela Faysal al-Akram, el Jeque Faysal, un joven sirio de diecisiete años, nieto de un jeque, tiene sueños recurrentes de unos peculiares ojos de mujer y palabras que no logra recordar. En sus averiguaciones aparece la mítica Hermandad de las Señoras de los Sueños que, se dice, está conformada por místicas de grandes poderes y sabiduría, capaces de entrar en las mentes humanas durante sus sueños. Un ciego nabí errante le dice que la mujer de aquellos ojos lo está esperando muy lejos, en un castillo de Persia.

Aprovechando un viaje a la lejana Samarcanda, en busca de caballos y camellos, Faysal va dispuesto a encontrarla y a que tenga rostro, cuerpo y nombre. Durante el larguísimo viaje, las visiones de los ojos se terminan convirtiendo en la vista completa de una misteriosa mujer, que oculta su rostro bajo un velo de seda. Siguiendo las nuevas pistas Faysal se dirige hacia el sur del mar Negro.

En un accidentado viaje de más de un año y de estar a punto de morir un par de veces, siendo salvado por ella, Faysal llega hasta Trebisonda, ciudad de palacios y hermosas princesas. En la noche ella se le presenta completa y sin el velo. A la mañana siguiente, Faysal ya sabe que aquella joven le ha robado el corazón y la razón. Allí averigua su nombre, quién es ella, en dónde encontrarla y porqué y para qué lo está esperando. Sin atender a razones Faysal decide ir a buscarla a Samsun y cumplir con su destino, porque aquello es maktub y así está decretado.

Años después, Faysal tiene que cobrarse el ojo por el ojo para vengar a familiares que otra tribu le ha matado, y enfrenta la terrible decisión: sumirse en un baño de sangre o mantener limpias las manos con las que acaricia a su esposa y a su hija.

Transcurre en las décadas finales del siglo XI, entre la confluencia del río Jabur con el Éufrates, en Siria, y en los territorios del reino de Trebisonda en el sur del mar Negro. Trata de la juventud del jeque Faysal al-Akram y de Farsiris al-Amira, los padres de Amina, así como de la niñez de esta.

Amina y Zahir, dos almas gemelas
Portada novela Amina y ZahirSe inicia cuatro años más tarde. Transcurre entre el 1096, en el marco histórico de la Primera Gran Cruzada y los sangrientos y brutales hechos del asedio y la toma de Antioquía, hasta el 1132. Discurre entre España, el río Éufrates en Siria y los territorios en el sur del Mar Negro en lo que fue la imponente Trebisonda (actual Trabzon, en Turquía), la ciudad de los palacios, los techos dorados y las hermosas princesas.

Es la huida y la búsqueda del joven español de diecinueve años llamado Elión, hasta encontrar a orillas del río Éufrates a Amina, una joven musulmana de su misma edad y dotada con tan grandes dones de videncia y paranormales como él. Debido a diversos sucesos, él recibirá el nombre de Záhir Malakayn, y se inicia la leyenda de los dos que serían conocidos como los inmortales esposos de la luz. Una novela llena de aventuras y desventuras para los dos jóvenes, en un tórrido romance con cierta dosis de delicado erotismo en las relaciones entre Záhir y la sensual y explosiva Amina.

Debido a la extensión de la obra, que alcanzó las 3000 páginas, la edición impresa se ha dividido en ocho tomos.
Tomo 1: La búsqueda.
Tomo 2: Záhir Malakayn.
Tomo 3: Bésame o mátame.
Tomo 4: Los esposos de la luz.
Tomo 5: Trebisonda.
Tomo 6: La furia de Amina.
Tomo 7: El retorno.
Tomo 8: La fundación.

En la página web de la novela se ofrece la sinopsis del contenido de cada uno de los tomos.

La comunión de los ángeles

Novela La comunion de los angelesAparentemente desconectada de las otras dos en el tiempo y en la trama, transcurre en época actual en alguna ciudad de España, en un peculiar convento donde los ángeles comen a la mesa.

Natalia, una silenciosa joven enferma, embarazada y de oscuro pasado, es acogida en un convento de monjas que encierra ocultos secretos. Allí da a luz a una niña a la que ponen por nombre Angelines. A la hermana Teresa, que llega nueva al convento, se le asigna el cuidado y educación de la niña. En esa ocupación va siendo testigo de hechos sorprendentes, maravillosos e inexplicables, que la sumen en grandes contradicciones que no se atreve a compartir con nadie.

Unos años después, la hermana Teresa está a cargo del grupo de colegiales con los que la niña va a realizar la primera comunión. Pero siente una gran inquietud causada por algo muy trascendental que solo ella conoce que va a ocurrir ese día.

Amanón, el espíritu de la selva
Portada novela AmanónLa última parte de la saga «Almas gemelas» transcurre también en la actualidad. Se inicia unos pocos años después de los sucesos anteriores. Una novela llena de sensualidad y hechos paranormales y maravillosos, además de mucha acción. Está ambientada en la llamada Gran Sabana y las selvas del sureste de Venezuela y Brasil. Transcurre entre el colosal macizo del Auyantepuy y su imponente Salto Ángel, y los pies de los imponentes montes Roraima y Kukenán-tepuy, vestigios de los pilares que, según algunos afirman, alguna vez sostuvieron el cielo en la época de los gigantes y los Titanes. Ese mágico y misterioso ambiente del Escudo Guayanés, que es la formación geológica más antigua de la tierra.

Una antigua orden monástica hospitalaria, distinta a todas, se combina con tribus pemón y una orden de caballería que se creía desaparecida hacía muchos siglos, ahora altamente tecnológica: los Templarios Negros, los míticos y misteriosos Custodios de la antigua y desaparecida orden de los Caballeros Templarios, en su lucha milenaria por preservar los secretos de la Orden, proteger al monasterio Primigenius, guardar al Durmiente y a la Guardiana contra el acecho del despiadado y maléfico hombre de la máscara negra, y de sus terribles hombres sin rostro: los asesinos silenciosos.

Extraños monjes que habitan ocultas cuevas en los inexpugnables tepuyes, y los místicos guerreros de la luz dispuestos a ofrecer sus vidas por resguardar el camino de los Gemelos Celestiales en su unión eterna. Es allí donde Elión y Erra, su eterno perseguidor, se verán las caras en una última batalla.

Esta última novela llegó las 1.600 páginas, razón por la que en su formato impreso fue publicada en cuatro tomos.

****************************

Ha sido largo y bastante tortuoso el camino desde que, a inicios del año 2010, comencé a escribir en firme la novela de La comunión de los ángeles, y ahora, otoño del 2015, en que finalizo este segundo tomo de Amanón el espíritu de la selva. Con él pongo fin a lo que terminó convirtiéndose en los cuatro títulos de una tetralogía, con ocho gruesos volúmenes y poco menos de seis mil páginas, y eso poniéndome freno yo mismo, en muchas ocasiones.

Han sido seis años de arduo trabajo, no siempre fácil, aunque sí placentero. Seis años en los que, además de estos ocho tomos, me di tiempo para descansar de la tetralogía y escribir otras dos novelas: La mina del espíritu errante, que es la más breve de todas, y la de Amor en Tánger, y de publicar dos colecciones de cuentos.

Sí, han sido seis años en los que escribir, más que una ocupación, se convirtió en todo un modo de vida para mí, a través de investigaciones de todo género, cursos especializados, asistencia a charlas y viajes en búsquedas para mis novelas. En esos seis años me han sucedido muchas cosas, he tenido alegrías y también grandes pérdidas; pero han sido los años más fructíferos de mi vida, según yo los veo.

(*) Actualización nov 2018:

Sin embargo, no todo termina aquí. Porque Astraia es una precuela de la tetralogía que estoy preparando, como lo explico en esta página.

2 pensamientos en “Tetralogía almas gemelas

  1. Pingback: J. Alfredo Díaz García

  2. Pingback: Tetralogía almas gemelas | J. Alfredo Díaz García

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *