Cómo poder escapar de lo que escapar no quiero

Me siento en plácido reposo buscando estar en silencio,
pero mi corazón desesperado
grita, en la cruenta soledad
de un ser abandonado
con desdén y crueldad.

En el lugar de oscuridad
que tengo en mi alma reservado
para la paz benefactora del olvido,
trato de escapar y me sumerjo
en este amargo sentir acongojado.

En silencioso llanto bermejo,
buscando resurgir de ese abismo,
mucho más me hundo yo perplejo
en el gusto salobre de lágrimas perdidas,
junto a sangre putrefacta de heridas
que todo el tiempo del mundo no han cerrado.

Allí, en lo más oscuro y profundo,
donde no debía haber recuerdos
encuentro que no todo está olvidado,
el vacío no está vacío,
la nada no es la nada
ni mis gritos desconsuelo,
sino un cálido deseo
de caricias que se han ido
y de amor apasionado.

Yo, iluso engreído
que en mi ignorancia sumido
creí que llegué a olvidar lo que no está olvidado.

¿Cómo poder escapar
a lo que escapar no quiero?

¿Cómo podré yo vivir
de ese amor por el que muero?

¿Cómo hallaré algún consuelo
en este eterno desconsuelo?

¿Cómo poder silenciar
lo que acallar ya no puedo?

¿Cómo podré yo olvidarte alguna vez en esta vida,
si voy gritando tu nombre al doblar en cada esquina?

¿Cómo poder olvidar,
cuando el olvido está lleno
de aquella a quien no olvido
ni olvidar jamás yo quiero?

¿Cómo podré escapar
de tantos gratos recuerdos?

Cómo podré yo escapar
de lo que escapar no quiero.

2013

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *