Acerca de Alfredo Díaz

Escritor

El uso de las comillas angulares en los diálogos y pensamientos

Abstracto
Son tantos los errores con los que me he encontrado en este sentido, que he considerado conveniente escribir sobre ello.

En los libros impresos en editoriales tradicionales, que han pasado por un revisor y corrector, no he encontrado ningún error en este sentido, pero sí en los autopublicados y, sobre todo, en blogs y publicaciones en la Web.

Las referencias numéricas que coloco entre paréntesis son todas alusivas a la edición del libro Ortografía de la lengua española de la Real Academia Española, 2010; Espasa Libros, S.L.U., 2010. ISBN 978-84-670-3426-4. Todas ellas correspondientes al Capítulo III El uso de los signos ortográficos.

El uso de la raya en los diálogos (3.4.7).

Quienes leen novelas ya sabrán que, en los textos narrativos, en la reproducción escrita de los diálogos entre dos o más personajes se utiliza la raya (—), como signo de puntuación que es (3,4,7,2,1). Y me refiero a la raya y no al guión (-), que es de menor longitud. La raya precede a la intervención hablada de cada uno de los interlocutores, tal como en el siguiente ejemplo que da la RAE (1):

—¿Cuándo volverás?
—No tengo ni idea.
—¡No tardes mucho!
—No te preocupes. Volveré lo antes posible.

Sigue leyendo

El trabajo del escritor que queda oculto tras el telón

Portada novela Toda una vida sin tiCuando vamos a ver un espectáculo circense, tal como el Circo del Sol, quizás lleguemos a valorar todas las horas de trabajo, preparación y ensayos diarios constantes que se requieren para montar y realizar cada número, que van mucho más allá de esa simple hora y media de espectáculo, y que es ese trabajo que se desarrolla tras el telón, como se dice.

Una obra de teatro, un musical, una ópera y el rodaje de una película son otras de las artes escénicas que nos mueven a pensar en el tiempo de dedicación a la selección y elaboración del vestuario, la escenografía, el casting, las ambientaciones y búsqueda de localizaciones para los sets y todo lo demás.

Sigue leyendo